Una tensa calma para los mercados

Ante la falta de información sobre la política macroeconómica que implementará el Gobierno de aquí a fin de año, advierten que la evolución del tipo de cambio y de las reservas serán las variables más sensibles y que, mientras tanto, en los próximos dos meses vencen LETES por más de 8000 millones de dólares.

“No sé si hoy hacen falta grandes anuncios, sino más bien retomar una sensación de tranquilidad a nivel político. Si no se consigue eso tal vez la única alternativa sería imponer un control de cambios, una medida que hoy está muy lejos de la voluntad del Gobierno”, dijo Kacef.

El diálogo mantenido entre el presidente Mauricio Macri y el candidato de Frente de Todos, Alberto Fernández, parece haber llevado algo de calma a los mercados. No obstante, según el economista Osvaldo Kacef, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, “no se puede descartar que esa calma sea momentánea. Dependerá de cómo se vayan desarrollando las cosas tanto en el área económica como política”.

En el área económica, Kacef advirtió que el Gobierno había planteado una política que hoy está puesta en duda, basada en una meta de cero déficit fiscal, cero emisión monetaria y bandas de flotación. Sin embargo, las bandas de flotación fueron superadas y los objetivos monetarios no se estarían cumpliendo, luego de que el Gobierno no consiguiera renovar la totalidad de las Leliq (Letras de Liquidez) que vencieron. Además las medidas anunciadas por el presidente implicarían un aumento del déficit fiscal, con lo cual tampoco se cumpliría con la meta fiscal.

“Me parece que hoy las dos variables más sensibles son la evolución del tipo de cambio y las reservas del Banco Central, que vienen bajando a un ritmo acelerado sin haber logrado controlar al dólar”, opinó el economista de la UBA. Foto: Lorenzo Moscia, CEPAL.

“Falta información sobre cual es el marco de la política macroeconómica que nos va a acompañar de aquí a fin de año, en un contexto en el cual el presidente es un candidato que ha perdido una elección y su contraparte en la oposición es un candidato que no es un presidente electo”, afirmó el profesor de Económicas, quien también es investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP UBA-CONICET).

“Me parece que hoy las dos variables más sensibles son la evolución del tipo de cambio y las reservas del Banco Central, que vienen bajando a un ritmo acelerado sin haber logrado controlar al dólar. Habrá que ver si la combinación de una estrategia más eficaz del lado del Banco Central, combinado con una mayor percepción de gobernabilidad y un cierto acuerdo entre el presidente y el candidato del Frente de Todos contribuye a tranquilizar la situación sin que sigan cayendo las reservas al ritmo actual”, indicó.

Además, subrayó que de aquí a octubre vencen LETES (Letras del Tesoro Nacional) por más de 8000 millones de dólares, mientras el Banco Central cuenta con reservas netas por 20.000 millones. En ese contexto sería difícil saber si el tipo de cambio se va a estabilizar o no.

“Hoy tenemos un tipo de cambio real alto, probablemente el más alto de los últimos 10 años. Desde el punto de vista de la competitividad es más que suficiente. El tema es que los mercados financieros no necesariamente miran la competitividad, sino cuestiones más relacionadas con la rentabilidad de corto plazo de los activos en dólares o en pesos. Por eso habrá que ver si el Banco Central consigue convencer a los mercados de que el tipo de cambio no va a seguir depreciándose”, sostuvo Kacef.

“No sé si hoy hacen falta grandes anuncios, sino más bien retomar una sensación de tranquilidad a nivel político. Si no se consigue eso tal vez la única alternativa sería imponer un control de cambios, una medida que hoy está muy lejos de la voluntad del Gobierno”, dijo el economista, y añadió: “Si el Gobierno no consigue garantizar la gobernabilidad, por un lado, y el Banco Central no da en la tecla con la manera de aumentar la oferta de dólares en el mercado de cambio de una manera más eficaz que la actual, no hay muchas medidas”.

Por último, opinó que las medidas que anunció el presidente no están dirigidas a tranquilizar la situación en el mercado de cambios, sino que apuntan a paliar los efectos del aumento de la tasa de inflación que va a traer aparejada los movimientos del tipo de cambio.

“En el mercado de cambios hoy se necesita templanza y eficacia del lado de la estrategia del Banco Central, y una mayor sensación de que el Gobierno está tomando control de la situación y que está en condiciones de llevar a la economía y al país en general al 10 de diciembre de una manera más o menos ordenada”, concluyó.

También puede gustarle...