¿Qué tiene para decir la medicina de la economía?

La Facultad de Ciencias Económicas de la UBA presentó un observatorio de neurociencias aplicadas a la economía. Buscan incorporar estudios fisiológicos para avanzar en investigaciones sobre liderazgo, marketing y estrategia.

Desde hace décadas, los especialistas en Marketing de la Universidad de Oxford afirman que los consumidores toman decisiones en su vida cotidiana de manera emocional. No obstante, este concepto, ampliamente extendido en el ámbito académico y profesional, está siendo cuestionado, al menos en ciertas situaciones, por investigadores de América latina.

“Quisiera preguntar cómo se toman las decisiones actualmente, en una Argentina que están en crisis. ¿Cuánto hay de emoción, de razón y de subsistencia en las decisiones de compra?”, dijo Oscar Malfitano Cayuela, docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y especialista en neurociencias aplicadas a la economía. “Porque hoy, a la hora de elegir una marca, muchas veces la elección pasa por el precio y no por la emoción. La decisión empieza a ser de subsistencia”, aseguró.

Malfitano presentó recientemente el Observatorio de Neurociencias Aplicadas en Ciencias Económicas, de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, donde anunció que planean comenzar a estudiar cómo funcionan estos aspectos en la Argentina e, incluso, ya proyectan a futuro expandir las investigaciones en otros países de América latina.

Durante la presentación se hizo hincapié en la necesidad de avanzar en diferentes líneas de investigación debido a actualmente no existen trabajos científicos sobre neurociencia aplicadas a la economía. Para ello se prevé conformar una red junto a otras facultades de Ciencias Económicas. “Entre otros aspectos, queremos estudiar cómo funcionan las variables emocionales, racionales e instintivas que conforman los patrones de liderazgo”, adelantó el investigador.

Según Malfitano, quien este año realizará el seminario – taller de Neutomarketing en el marco de la Maestría en Administración (MBA) de Económicas de la UBA, más allá de los avances registrados en los últimos años en el área de la neurociencia, los profesionales de la economía vienen trabajando desde el empirismo. Por eso sería necesario comenzar a realizar estudios que aporten nuevos conocimientos desde el campo científico, con el aporte de la medicina.

“De la misma manera que en las ciencias económicas aplicamos conocimientos provenientes de la ingeniería y la psicología, por ejemplo, queremos incorporar a la medicina para entender cómo funciona el cerebro y aplicarlo en áreas vinculadas con el liderazgo, el marketing y la estrategia”, indicó el docente de la UBA.

“Queremos basarnos más en trabajos que tengan que ver con la fisiología humana que con la psicología, y aplicarlos en las ciencias económicas, para conocer cuáles son las variables emocionales, racionales e instintivas vinculadas con el marketing”

“En Administración tendríamos que repensar algunas cosas que afirmamos hasta hoy. Cuando hacemos una investigación de mercado, antes de incluir las variables que queremos estudiar primero pedimos a un matemático que haga una muestra representativa, con un número equivalente de hombres y mujeres. Cuando queremos realizar un estudio sobre el gusto, por ejemplo, mantenemos el mismo esquema, pero los libros de medicina dicen que las mujeres distinguen mejor el sabor dulce y los hombres el amargo. Entonces hasta ahora hemos usado una muestra sesgada. Habrá que ver de qué manera mejoramos el desvío desde la matemática”, detalló.

En el mismo sentido, explicó cómo estos aspectos se vuelcan sobre otros trabajos de los economistas: Por lo general, las empresas en la Argentina suelen realizar sus reuniones más importantes a primera hora de la mañana. Pero la medicina también señala que el comportamiento del cerebro se relaciona con los alimentos que ingerimos. “A la mañana, como consumimos muchos hidratos de carbono, estamos despiertos y alegres, pero la memoria no está activa. Recién el cerebro empieza a absorber mejor la información, a mejora la percepción y la memoria cuando se incorporan las proteínas. Entonces, el mejor horario para hacer una reunión se relaciona con lo que hayamos comido. O, en todo caso, ante una reunión podemos inducir nuestra atención con alimentos que contengan proteína”.

“Queremos basarnos más en trabajos que tengan que ver con la fisiología humana que con la psicología, y aplicarlos en las ciencias económicas, para conocer cuáles son las variables emocionales, racionales e instintivas vinculadas con el marketing”.

Hacia el interior de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, consideró que sería interesante estudiar qué hemisferio del cerebro utilizan sus profesionales, que hasta hoy fueron mayormente relacionados con el izquierdo. “Hagamos una encuesta para ver qué hemisferio del cerebro predomina en economistas, contadores, administradores y actuarios. Actualmente no contamos con esta información”.

“Mi trabajo dentro de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA es unir voluntades, con el Centro de Estudiantes y el área de Extensión, para empezar a hacer encuestas internas y analizar los resultados. Queremos indagar sobre temas que no se han indagado, porque hasta ahora utilizamos muchos conocimientos de diferentes áreas de la ciencia, pero no incorporamos a la medicina en la economía”, concluyó.

También puede gustarle...