Las malas inversiones del empresariado argentino

Un estudio realizado a lo largo de 25 años en la Argentina, sostiene que las empresas locales se dejan seducir por tasas subsidiadas para abastecerse de infraestructura. Y que, paradójicamente, esas mismas tasas son las que, más temprano que tarde, terminarán por llevarlas a un escenario de crisis.

“Estas malas inversiones llevan luego a que las empresas tengan que despedir empleados y esto termina por reducir el consumo a la etapa anterior. El auge suele durar entre tres y cinco años”, aseguró Marsimian.

¿Cuáles son los errores de gestión que llevan a los empresarios industriales a cometer errores en la inversión de infraestructura con motivo de tomar crédito barato o dinero expansivo proveniente del sistema bancario nacional? Esa es la pregunta que se hizo el docente e investigador de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, Miguel Angel Marsimian, y que dio origen a su investigación.

“Son errores que siguen una estructura con respecto a los signos económicos monetarios, los cuales son una consecuencia de la expansión la gran masa de fondos. El riesgo del ciclo monetario en las expansiones se inicia con un crecimiento artificial de la infraestructura y el capital por el cual los empresarios son llevados a esas circunstancias a través de políticas macroeconómicas de dinero fácil o de tasa de interés subsidiada. Pero este auge luego termina en una recesión económica”, afirma Marsimian.

“Desde 1990 y hasta 2015, hemos visto varios ciclos de auge y de depresión económica, motivadas por este fenómeno monetario que induce a los empresarios a invertir en exceso en bienes de capital”, dijo Marsimian.

“Esto es así en forma invariable, a través de un análisis que hicimos de 25 años en la Argentina, desde 1990 hasta 2015, donde hemos visto varios ciclos de auge y de depresión económica, motivadas exclusivamente por este fenómeno monetario que induce a los empresarios a invertir en exceso en bienes de capital, lo cual constituye, de acuerdo a lo investigado, en una mala inversión y en un sobre consumo por parte de la gente”, continúa el investigador, quien es profesor de la maestría de Finanzas de Económicas de la UBA.

Para llevar a cabo su trabajo, Marsimian partió de la base teórica de la escuela austríaca y su estudió del ciclo económico monetario. “Lo que pude verificar a través de mi investigación es cómo en la Argentina se replican las consecuencias que el Dr. Roger Garrison había detectado en Alabama en la década del ’70”, explica.

En su análisis, sostiene que “estas malas inversiones llevan luego a que las empresas tengan que despedir empleados y esto termina por reducir el consumo a la etapa anterior. El auge suele durar entre tres y cinco años. Luego comienza el proceso inflacionario a equilibrar las variables económicas, se ameseta la situación y, por último, empieza levemente la caída. También en esta etapa se da el ahorro forzado, el cual realiza la gente que todavía tiene capacidad adquisitiva, pero que, por una expectativa de mayor caída, evita el consumo y, de esa manera, provoca una mayor recesión económica. Si las autoridades políticas y monetarias deciden reactivar la economía mediante una nueva emisión monetaria van a provocar un nuevo auge, más corto en el tiempo, y con una recesión más profunda en el periodo subsiguiente. Y así sucesivamente”.

Volver a empezar

El modelo teórico de la investigación de Marsimian parte de una economía argentina que se encuentra en un equilibrio de subempleo. “En este escenario, tanto el consumo como la inversión están por debajo de la frontera de las posibilidades de producción. Las autoridades políticas piensan en activar los recursos que no están en plena capacidad de producción y tratan de que se amplíen la cantidad de industrias y que se consuma más gracias a una mayor inversión. Pero lo hacen merced a la expansión monetaria. Se baja la tasa de interés, los empresarios invierten en una ampliación de la estructura productiva, sus proveedores también se reactivan y se amplía la capacidad de consumo. Entonces, en forma simultánea, estas políticas, cuando están en una zona de subempleo, provocan el auge económico”, explica el docente.

Pero, según su trabajo, sobrevendrán los efectos negativos de estas políticas: “Esta inversión a la que hacía referencia, no es sostenible en el tiempo, porque no todos los bienes en el equilibrio de subempleo están fabricados, se arranca con fábricas que están trabajando al mínimo de sus posibilidades con muy poca rentabilidad y muy poca cantidad de stocks. Si con este escenario se incentiva la inversión al consumo, toda presión de demanda sobre una oferta reducida por el subempleo, hace que suban los precios, los cuales aumentan en forma más rápida que la producción. Porque la fabricación de productos lleva tiempo, pero ponerle dinero en el bolsillo a la gente es algo inmediato”.

El primer gráfico muestra la tasa de interés, y el segundo la inversión interna bruta, ambos a largo plazo. En la comparación queda demostrada la correlación negativa entre la primera variable y la segunda.

“Entonces este equilibrio artificial llega a la frontera, los precios relativos empiezan a subir por los faltantes y la importación de maquinarias e insumos hace que se altere el tipo de cambio. Los empresarios piden mayores fondos para poder mantener la rueda girando, los bancos ya no tienen esa capacidad de préstamo, por lo que suben la tasa de interés para captar fondos. El Banco Central decide no volver a bajar la tasa de manera artificial, porque eso significaría retroceder aún más. Y, cuando los bancos aumentan la tasa de interés, los proyectos de inversión a largo plazo, dejan de ser rentables. Ahí los empresarios, liquidan capital, despiden gente y todo vuelve a empezar”, detalla Marsimian.

Y agrega: “Esto deja un escenario con mayor tasa de interés, menor consumo y menor inversión que cuando empezó el ciclo de subempleo original. Como dije, esto hace que los empresarios tengan, entre otras cosas, que liquidar sus proyectos de inversión. Salvo que hayan sido más precavidos y la inversión la hubieran realizado por etapas, a medida que recibían rentabilidad. Pero la mayoría se lanza a comprar maquinarias al principio, a tasas subsidiadas. Al volver a repetirse este escenario, muchas empresas ya compraron las maquinarias en el escenario anterior, pero varias de ellas están en cesación de pagos con los bancos, con sus proveedores, con el Estado, y con las maquinarias en garantía, por lo que es muy probable que se las liquiden”.

“La expansión monetaria y la baja de la tasa de interés corren por caminos distintos en el periodo analizado”, aclara Marsimian. Y sigue: “Cuando el empresario logra terminar de comprar sus maquinarias y de expandirse, cuando ya entra en la fase recesiva del ciclo, es donde se agudiza la cobrabilidad bancaria. Y recién en la última fase, es decir, en el momento de depresión, hay una expansión del empleo en el sector industrial, lo cual constituye una gran paradoja”.

Marsimian también aclara que las medidas y sus resultados no se dan en un mismo momento. “Esto es lo que no tienen en cuenta los políticos ni los bancos centrales cuando implementan medidas expansivas a través de la emisión monetaria o de la baja de la tasa de interés. Lo cual deja en claro que no se puede generar riqueza de la nada. El dinero es solo un medio de intercambio indirecto. Lo que se sugiere es un crecimiento armonioso, natural y de largo plazo. Es lo que sucedió en los países que aplicaron el dinero como un medio de intercambio y no un estímulo económico”.

En el contexto local la disyuntiva pyme o empresa grande es otro ítem a tener en cuenta. “En un equilibrio de subempleo, la gente siempre se va a inclinar por la pyme, para emplear rápidamente mano de obra. Pero la realidad es que, para un país que desea tener un crecimiento sostenido, debe haber más empresas industriales de gran porte, que son las que, a su vez, contratan empresas pequeñas y medianas en las que tercerizan determinados trabajos. La globalización nos lleva a que las empresas, chicas, van a tender a reducirse o a reformularse, como consecuencia de que están enfocadas al mercado de consumo local, el cual es muy chico”.

Además, sostiene que “estas empresas tienen menos capacidad de respuesta, maquinarias más obsoletas y sistemas basados más en el esfuerzo físico que en el intelectual. Entonces el dilema que tenemos en la Argentina es cómo queremos reconvertir la industria. Hasta ahora, las políticas económicas apuntaron más al consumo que a la inversión. Esto hace que tengamos una industria de baja calidad, donde no va a haber demasiados cambios en la oferta de la calidad de bienes y servicios. Por lo que siempre vamos a depender de importar determinada capacidad de bienes extranjeros para mejorar nuestra calidad de servicios. Para salir adelante se necesita de una clase dirigente que se ponga de acuerdo en treinta o cuarenta principios y se los sustente en el tiempo. Algo muy difícil de lograr en nuestro país”, indicó Marsimian.

Los errores más comunes

Para finalizar, Marsimian enumeró las cuatro fases de errores por los cuales se deja seducir el empresario.

– Fase 1: Aumenta la demanda de bienes de capital. Se modifica artificialmente la estructura intertemporal, es decir, la cantidad de proveedores y consumidores que hay en un sistema productivo.

– Fase 2: Hay un boom expansivo que aumento de la demanda de bienes de consumo. Hay demanda de adicional de bienes de capital. No hay suficiente stock de insumos, lo cual origina la inflación.

– Fase 3: Aumenta la demanda de crédito y de dinero por capital de trabajo. La inflación se agudiza y hay desacople de precios relativos. Aumenta la tasa de interés.

– Fase 4: Se paralizan los proyectos de capital o se ajustan para subsanar las pérdidas cayendo la ocupación. Aumenta el ahorro forzado y la incertidumbre de la gente.

También puede gustarle...