En 2019, al menos 240 mil personas no podrán jubilarse

Pese a que tienen la edad necesaria para acceder al sistema previsional, podrían quedar excluidos de las moratorias debido a nuevas resoluciones. Los cambios afectarán más a las mujeres que a los hombres.

Las personas de altos ingresos pueden tener impedido el ingreso a la moratoria por su nivel socioeconómico, mientras que las de bajos ingresos en caso de no tener aportes suficientes, deberán esperar a los 65 años para acceder a una Prestación Universal para el Adulto Mayor

En 2019, cerca de 242.000 personas que van a cumplir la edad necesaria para jubilarse (60 años en el caso de las mujeres y 65 para los varones) podrían quedar excluidos de la prestación por un conjunto de nuevas resoluciones que modifican las condiciones para acceder a las moratorias. La Circular N° 40/18 de ANSES, impone restricciones a las leyes N° 24.476 y N°26.970, que no sólo afectan a los sectores de mayores ingresos, los cuales no podrán acogerse a un plan de pagos por los aportes que le faltan para llegar a los 30 años de servicios, sino también a los de menores ingresos, ya que a medida que transcurra el tiempo podrán comprar menos años de moratoria para cumplimentar sus aportes.

Daniel Miliá, docente de la facultad de Ciencias Económicas de la UBA, advirtió que en los últimos años creció exponencialmente la cantidad de personas que accedieron a sus jubilaciones mediante moratorias previsionales: al menos 7 de cada 10 jubilados obtuvieron sus beneficios con algún tipo de moratoria.

Ante esta situación, y el déficit de la ANSES, Miliá afirmó que “el Gobierno comenzó a cerrar el grifo” mediante un conjunto de resoluciones que imponen un determinado nivel socioeconómico para poder acceder a las moratorias. Al respecto, detalló que el umbral a partir del cual una persona queda facultada para acceder a ellas está determinado por el nivel de ingresos, el total de bienes declarados de Bienes Personales, el tipo de vehículos o embarcaciones a nombre del titular o el nivel de gastos con tarjeta de débito o crédito.

Según estas normativas, por ejemplo, las personas que perciben ingresos mensuales mayores a 47.000 de pesos, o cuyo promedio anual es superior a ese número, no pueden acceder a la moratoria previsional para jubilarte. “Si no cumplieron con los 30 años obligatorios de aportes, no podrán pagar lo adeudado en cuotas ni de contado; sólo pueden esperar a cumplir 65 años para tener una Prestación Universal para el Adulto Mayor (PUAM), que equivale a un 80% de la jubilación mínima”, afirmó.

“Entonces, ¿quiénes no se van a poder jubilar? Cualquier empleado en relación de dependencia que no tenga los 30 años de aportes y que hoy esté ganando más de 47.000 pesos, y cualquier monotributista que tenga la categoría F en adelante, y que no haya llegado a los 30 años de aporte. Tampoco los responsables inscriptos con categorías altas ni las personas que tengan 4 veces el mínimo no imponible que fija la ley para el impuesto a los bienes personales.

Plazos más ajustados

¿Los sectores de menores ingresos están a salvo de estas modificaciones? “Parcialmente, debido a que las moratorias vigentes permiten comprar cada vez menos años de aportes y, por ende, lo que debe pagar por fuera el futuro jubilado, se vuelve inalcanzable o al menos no mediato”, dijo Miliá, y citó un ejemplo:

La falta de acceso al régimen de jubilaciones se vincula con las crisis recurrentes de la Argentina

“Una mujer que el año que viene cumple 60 años, implica que nació en el año 1959. Sus 18 años los cumplió en 1977, fecha a partir de la cual, si hubiese aportado regularmente, recién para el 2007 tendría los años de servicios requeridos por ley. Ahora bien, la moratoria vigente para las personas con menos recursos (Ley N°26.970) permite adquirir años de aportes faltantes hasta diciembre de 2003. Nótese que esta mujer le quedarán fuera de moratoria alrededor de 4 años de aportes (2004-2007), los cuales deberá pagar por fuera. O sea que la moratoria no le alcanza para jubilarse y deberá esperar a cumplir con el requisito de servicios. Otra opción, esperar a los 65 años y solicitar la PUAM”.

A los varones les sucede algo similar: “Un varón que nació en 1954, el año que viene cumple 65 años de edad. La moratoria vigente para los hombres (Ley N° 24.476) permite adquirir años de aportes faltantes hasta septiembre de 1993. Así, si desde los 18 años de este varón (1972) hubiese comenzado a aportar, los 30 años los cumpliría en el 2002, quedando 9 años por fuera de la moratoria (1994-2002) los cuales deberán tenerlos aportados de alguna u otra forma. O sea que a esta persona tampoco le alcanza para poder jubilarse pero podría, en ese mismo momento, tramitar en su reemplazo la PUAM”.

En síntesis, las personas de altos ingresos pueden tener impedido el ingreso a la moratoria por su nivel socioeconómico, mientras que las de bajos ingresos en caso de no tener aportes suficientes, deberán esperar a los 65 años para acceder a una PUAM, la cual no da derecho a pensión.

Ante la proximidad de un año electoral, los especialistas advierten que estas medidas afectan la percepción de un gran segmento de la población que votó al gobierno de Cambiemos. Aunque no sólo incluyen a la clase media y alta que integran estas 242 mil personas, de las cuales alrededor de 147.000 son mujeres y 95.000 son varones.

Por otra parte, subrayan que la falta de acceso al régimen de jubilaciones se vincula especialmente a las crisis recurrentes de la Argentina: “Cuando analizamos la historia previsional de las personas encontramos que en los períodos de crisis cayeron fuertemente los aportes. Por ejemplo, estas situaciones se observaron particularmente entre 2000-2003, 1978-1980 y a fines de la década de los 90”, dijo el profesor de la UBA.

También puede gustarle...