El medio ambiente se suma a las cuentas públicas

Desde la UBA y los gobiernos de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires, coinciden en la necesidad de registrar y valorizar los recursos naturales, como activos contables. Impacto sobre las concesiones a empresas privadas.

“La riqueza del mar argentino es conocida por las empresas que vienen a pescar al mar argentino, sin embargo no están registradas ni valorizadas en nuestra contabilidad. Lo mismo sucede con la minería cuando se explota oro a cielo abierto en Catamarca, por ejemplo, y con los parques nacionales en áreas protegidas cuya flora y fauna tampoco están registradas contablemente, aún cuando deberían ser activos municipales, provinciales o nacionales ¿Cómo podemos darlos en concesión si no sabemos cuánto valen?”.

Así se expresó el contador Ricardo José María Pahlen Acuña, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, al participar de una jornada organizada para celebrar el Día mundial del medio ambiente, que también contó con la participación de las máximas autoridades de la contabilidad de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires. Todos coincidieron en la necesidad de registrar y valorizar los recursos naturales como activos contables y de analizar las concesiones de estas áreas a las empresas privadas.

“Estamos trabajando para que los recursos naturales sean reconocidos por el registro contable público”, dijo Pahlen Acuña

“Estamos trabajando para que los recursos naturales sean reconocidos por el registro contable público y que tengamos una legislación que ayude a inventariarlos y valorizarlos”, afirmó Pahlen Acuña, quien además es profesor emérito y director del Departamento Pedagógico de Contabilidad de Económicas de la UBA, y pionero en el estudio de la contabilidad ambiental en la Argentina.

El decano de Económicas recomendó introducir, de manera paulatina, la medición de los recursos naturales como parte de los planes de trabajo de las instituciones relacionadas con el medio ambiente.” Una forma de cuidar el medio ambiente es conocer qué es lo que tengo”, aseguró.

“Cuando hablamos de lograr una administración sostenible recomendamos que se incluyan los conceptos de contabilidad ambiental, teniendo en cuenta no sólo el daño al medio ambiente, sino los activos y pasivos ambientales, el capital ambiental, la valoración económica del ambiente, el impacto ambiental y los costos ambientales y ecológicos”, considero.

Si bien desde los organismos responsables de llevar adelante la contabilidad de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires señalaron la importancia de registrar y valorizar los recursos naturales del país, también reconocieron que hasta ahora no se hicieron avances en este sentido.

César Sergio Duro, contador general de la Nación, destacó: “Hoy tenemos que explorar nuevos segmentos de la contabilidad, como la social y ambiental. Es importante que todos los bienes del Estado estén adecuadamente registrados. Primero tenemos que hacer el inventario y luego vamos a tener la valuación, que en un futuro va a permitir medir los costos ambientales”.

“Los bienes naturales son aquellos bienes materiales y servicios que proporciona la naturaleza y cuentan con valor pues contribuyen al bienestar y al desarrollo de la sociedad, ya sea de manera directa (con materia prima, como los minerales) o indirecta, por los servicios ecológicos que ofrecen. Un parque nacional, por ejemplo, tiene un beneficio directo porque genera ingresos por la concesión, pero también genera beneficios indirectos porque contribuye a mantener el medio ambiente”, explicó.

El contador Duro subrayó que luego de más de una década de trabajo se logó completar el inventario de glaciares de la Argentina. No obstante indicó que existen otras áreas sobre las cuales es fundamental avanzar, como la riqueza ictícola y el espacio aéreo.

“Debemos darle un tratamiento especial a estos activos porque, a diferencia de los que integran el balance patrimonial que conocemos, acá tenemos que, junto con el inventario y la valuación, desarrollar una serie de indicadores biofísicos, ambientales, de desarrollo sostenible y de gestión”, adelantó.

“Lo que parecía una locura hace 25 años hoy se está transformando en una realidad. Creo que tenemos que entrar en la tercera etapa de los sistemas de la contabilidad, con la incorporación de los bienes naturales al patrimonio público”, sostuvo.

También en la ciudad

Lucía Grisel Gabelli, contadora general de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, señaló que “hay muchas cosas que se están haciendo en materia de gestión ambiental en la ciudad, como el recambio de las luces a LED, los paneles de energía solar que alimentan el consumo del metrobus, el reciclado del vidrio que permite reciclar parte de las baldosas de las veredas de la ciudad, o los plásticos que se reciclan para fabricar las vallas que se ponen en las calles”. Sin embargo, lamentó que si bien estas acciones deberían tener un correlato en la contabilidad porteña, “hoy no contamos con un registro contable patrimonial que los incluya”.

“También tenemos un censo de arbolado que, si bien no está registrado, está disponible en la web del gobierno de la ciudad. También debería estar registrado patrimonialmente, al igual que los lagos de Palermo y otras cosas, pero hoy no lo está”, sostuvo.

En la misma línea que los demás disertantes Mónica Freda, síndica general de CABA, dijo: “la valoración económica del medio ambiente constituye una herramienta útil para la formulación de las políticas que favorezcan el desarrollo sustentable. Es responsabilidad del sector público adoptar una metodología para determinar las existencias de los recursos naturales y la asignación de un valor adecuado para los mismos”.

“Integrar a la contabilidad patrimonial del estado el acervo de sus recursos naturales con base en su inventario y el establecimiento de criterios objetivos para su valuación permitirá medir su existencia y sus cambios, así como también los ingresos costos y pasivos ambientales”.

“La implementación de la contabilidad patrimonial integrada a los recursos naturales supone, en primer lugar, la adopción de una metodología de inventario y valuación de los bienes ambientales. Y en segundo lugar la contaduría general de la nación debería dictar las normar de contabilidad necesarias para adaptar el sistema de información contable patrimonial integrado y coordinar su adopción en el ámbito de las jurisdicciones subnacionales, como la ciudad”, concluyó.

También puede gustarle...