Déficit de Aerolíneas Argentinas: ¿una propuesta de peso?

Según Daniel Miliá, docente de Económicas de la UBA,  más allá de las decisiones de alto impacto, a la hora de pensar en equilibrar los números de la aerolínea de bandera hay otras medidas que también pueden hacer su aporte. Por ejemplo, hacer que el boarding pass no se realice en papel, sino en formato digital, puede redundar en un beneficio anual de hasta 10 millones de dólares.

“Debido a los fuertes aumentos del precio del combustible, la suba abrupta del dólar y el resentimiento de la actividad económica, el plan de déficit cero quedará para el próximo año. Sin embargo, esto obliga a repensar las estrategias que se podrían llevar a cabo en pos de su disminución, sin afectar la calidad operativa y los puestos de trabajo”, sostiene Miliá.

Los números de Aerolíneas Argentinas siguen en rojo. Y son varios los factores que inciden en este sentido. La reducción de subsidios por parte del Estado; la competencia frente a nuevas líneas aéreas, en su mayoría low cost; el cierre de algunas rutas, son solo algunos de ellos. Para revertir la situación y llegar a un –impensado hoy- déficit cero en 2019, se tomaron ciertas medidas, como la eliminación de la clase ejecutiva en muchos vuelos regionales, promocionar destinos con poca demanda, y aumentar la conectividad dentro del país.

Pero hay otro factor que hace al ahorro de cualquier aerolínea, y que tiene que ver con el peso de lo que cada avión traslada en sus vuelos. “La relación entre el peso y el consumo de combustible está íntimamente ligada a los costos operacionales de las empresas de transporte y, en particular, a las aerolíneas. Numerosos análisis de empresas internacionales se centran en vincular posibles sobrepesos con variables relevantes tales como: la frecuencia diaria de los vuelos, las rutas, los destinos, el tipo y cantidad de unidades operativas, el número de pasajeros, entre otras. Ello se debe al impacto directo que tiene dicha correlación en el balance anual de la empresa”, relata Daniel Miliá, quien es docente de la Facultad de Ciencias Económicas y economista con Maestría en Finanzas.

“Es a partir de estas conclusiones que se realiza la toma de decisiones y se ponen en marcha diferentes tipos de acciones que pasan, desde reducir el gramaje de una hoja en la revista comercial de los vuelos, hasta evaluar el efecto financiero que tiene el peso de una aceituna en el servicio de catering. El caso más recordado es el de American Airlines, que dejó de poner una aceituna en las ensaladas que servía a bordo en cada uno de sus vuelos y logró un ahorro de 40 mil dólares anuales por avión debido al menor uso de combustible”, recuerdan Miliá y su ayudante Max Wolf.

Tomando este tipo de datos como punto de partida, Daniel realizó un trabajo, cuyas conclusiones fueron obtenidas a partir del riguroso procesamiento de los datos estadísticos publicados por la propia aerolínea y la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA).

Todo suma

“Para el periodo fiscal 2019, el déficit de la aerolínea de bandera se proyecta en alrededor de USD 150 millones, lo que representa 3 días y medios del pago de intereses de la deuda, o bien, poco más del 10% del presupuesto destinado a Defensa, o el 16% del presupuesto destinado a Ciencia y Técnica o el mismo monto que el Gobierno destina a ecología y medio ambiente”, compara el investigador para poner la situación en contexto. Y sigue: “Según los últimos datos publicados, en 2018 Aerolíneas Argentina realizó más de 80 mil vuelos nacionales y alrededor de 23 mil vuelos internacionales, con una ocupación de alrededor del 75% y una antigüedad media en su flota de 8,6 años”.

El ahorro por el uso del boarding pass digital puede resultar entre 5,1 y 10,4 millones de dólares anuales. La cifra representa entre el 3,4% y el 6,93% del déficit operativo de la empresa

Pese a ello, “debido a los fuertes aumentos del precio del combustible, la suba abrupta del dólar y el resentimiento de la actividad económica, el plan de déficit cero quedará para el próximo año. Sin embargo, esto obliga a repensar las estrategias que se podrían llevar a cabo en pos de su disminución, sin afectar la calidad operativa y los puestos de trabajo”, sostiene Daniel.

Y aporta: “La ‘revolución de los aviones´ debe venir aparejada de una transformación de los procesos y, en este sentido, consideramos que la digitalización es un avance clave. En línea con la experiencia de American Airlines, se verifica que la mayoría de los pasajeros tiene un boarding pass en papel que implica un peso de 3 gramos promedio por cada vuelo de ida sin suponer conexiones. Si consideramos que existe al menos una conexión y un vuelo de regreso, el peso extra puede ascender hasta 12 gramos”, analiza, y continúa: “Tomando en cuenta que a fines de 2018 unos 13 millones de personas fueron transportadas nacional o internacionalmente por la Aerolíneas de bandera, y considerando los modelos de flota de la empresa, el ahorro por el uso del boarding pass digital puede resultar entre 5,1 y 10,4 millones de dólares anuales, dependiendo de si el pasajero no tiene conexiones intermedias o tiene al menos una”.

A modo de conclusión, Daniel Miliá comenta que “la cifra representa entre el 3,4% y el 6,93% del déficit operativo de la empresa y obliga a los directivos a pensar en nuevos esquemas de negocios que contemplen estas variantes, como las revistas de cortesía, diarios, las frazadas individuales o reducir el peso máximo tolerable del equipaje de mano, entre otras”.

También puede gustarle...