Crecen las asimetrías entre en norte y sur de CABA

Un estudio de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA determinó que mientras en el norte de la ciudad existe una población estancada y avejentada, en el sur aumenta el número de habitantes, pero con un menor acceso a la salud, el trabajo y la educación.

La brecha en el bienestar de los habitantes del sur y el norte de la ciudad de Buenos Aires continuó ampliándose en los últimos años. Una nueva investigación de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA señala que en las comunas del norte se incrementó la población de personas mayores y decreció el número de niños y de nacimientos, al tiempo que disminuyó la densidad de habitantes. En el sur se dieron situaciones exactamente opuestas: Allí creció el número de habitantes, pero en esas comunas existe una gran deficiencia en cuanto al acceso a la salud, el trabajo y la educación. La alta tasa de mortalidad reducible en esa zona advierte sobre la falta de políticas públicas.

El trabajo fue realizado por un equipo de investigadores del Instituto Interdisciplinario de Economía Política de Buenos Aires (IIEP- BAIRES), dirigido por Ricardo Martínez, en base al Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas, información de la Dirección de Estadísticas de la Ciudad y estimaciones propias generadas a través del trabajo de campo.

Para su elaboración se delimitaron cuatro zonas geográficas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Los mayores contrastes se observaron entre las zonas sur (comunas 4, 7 y 8), que corresponde a los barrios de La Boca, Barracas, Parque Patricios, Nueva Pompeya, Flores, Parque Chacabuco, Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo; y la zona norte (comunas 2, 12, 13 y 14), donde se ubican los barrios de Recoleta, Coghlan, Saavedra, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Núñez, Belgrano, Colegiales y Palermo.

Altos contrastes

Los resultados del estudio muestran un claro aumento de los habitantes en la zona sur de la ciudad y un estancamiento en el norte: Entre 2001 y 2010 en el sur se incrementó la densidad de la población en 2000 personas por km² (pasó de 9.200 a 11.200) para alcanzar un total de 626.000 habitantes. En el norte, en cambio, en ese mismo período y en una superficie similar (ambas zonas tienen aproximadamente 50 km2) la densidad se redujo en 1200 habitantes por km² (pasó de 16.800 a 15.600).

Las tasas de natalidad también mostraron un crecimiento en la zona sur de la ciudad, donde nacen 20 niños cada mil habitantes por año, mientras en el norte ese número baja a 13. En cuanto a la tasa de fecundidad, en el sur hay 2,2 niños por mujer en edad fértil. En el norte 1,5.

“Además, en el sur se ubican el 28,4% de los niños (entre 0 y 14 años) de toda la ciudad. En cambio, esta zona sólo cuenta con el 17,3% de los mayores de 65 años. Como contrapartida, en la zona norte existe una de las concentraciones más bajas de niños (23,4%) y una gran concentración de personas mayores (31,7%)”, informó Martínez.

“Por otra parte, si bien la diferencia poblacional entre varones y mujeres se da siempre a favor de las mujeres, en la zona norte existe una diferencia enorme: Ahí hay 90.000 más mujeres que varones, de las cuales una gran cantidad son personas mayores”.

Distribución de la población total en 2010. Fuente: elaboración propia sobre datos de la DGEyC-GCBA.

“Entonces podemos decir que hay una gran concentración de crecimiento poblacional en el sur”, afirmó Martínez, y agregó: “Tenemos un sur con una característica joven, con muchos chicos y más nacimientos, y un norte con muchísimas más mujeres que varones, de las cuales son 65 años o más. En este contexto demográfico, la proyección indica que la población va a continuar creciendo en el sur”.

Falta de políticas públicas

Vemos que la tasa de mortalidad reducible (que podrían disminuir con políticas publicas) son más acentuadas en el sur. Allí hay 6,3 por mil habitantes, contra 2,7 en el norte. “Son niños que murieron antes de cumplir un año por causas que se podrían haber evitado. Entonces tenemos un doble problema, porque están naciendo muchos chicos en el sur, donde evidentemente hay menos acceso a la salud”.

Tasa de mortalidad. Fuente: elaboración propia sobre datos de la DGEyC-GCBA, datos sujetos a revisión.

En el sur existe una población en crecimiento, de manera opuesta al norte, pero con menores condiciones sociales, con problemas de acceso a la salud, al trabajo y a la educación. En este marco, consideró que la producción de estos indicadores demográficos, económicos y sociales sobre la ciudad de Buenos Aires son fundamentales para la concreción de políticas públicas.

“Si bien existen diferentes niveles de ingresos y, por lo tanto, distintas restricciones presupuestarias, eso no implica que la satisfacción de necesidades básicas sean atendidas con equidad. Por el contrario, la política pública tendería a corregir las fallas de mercado y el servicio público en función de los grupos más vulnerables, en el mismo orden”, indicó en su trabajo.

Población extranjera

En el trabajo de Económicas también se encontró un “efecto espejo” entre la distribución de la población nativa y extranjera, que en 2010 alcanzó al 13% de la población total de la Ciudad (alrededor de 380 mil personas).

La presencia de inmigrantes mujeres sobresalió por sobre la de varones, destacándose la diferencia entre ambos sexos en la zona norte (con 13.000 mujeres más que varones). En contraste, en el sur hubo 10.000 mujeres más que varones.

Por otra parte, 43% de los niños con entre 0 y 14 años de la población extranjera habita en el sur de CABA. En cambio, 27% de las personas con más de 65 años vive en el norte.

También puede gustarle...