Advierten sobre el impacto en la salud humana generado por las inundaciones en asentamientos de CABA

Un estudio de la UBA analizó la situación en el asentamientos Los Piletones, con resultados alarmantes, debido al alto grado de exposición a la basura y a las excretas. Destacan la necesidad de implementar políticas públicas y de diseñar indicadores que permitan medir mejor la vulnerabilidad de estos barrios carenciados.

En el marco de una investigación que busca mejorar los indicadores que hoy se utilizan para medir los riesgos y la realidad socioeconómica de grupos marginados, investigadores de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA desarrollaron un sistema de medición de la vulnerabilidad social a las inundaciones, cuya prueba piloto se realizó en el asentamiento Los Piletones, de la Ciudad de Buenos Aires. Los resultados arrojaron valores alarmantes en relación al impacto sobre la salud humana, debido al alto grado de exposición a la basura y a las excretas.

Mediante una encuesta realizada a 50 viviendas de la zona inundable del asentamiento “Los Piletones” de la Ciudad de Buenos Aires, se construyeron indicadores de vulnerabilidad de la población en relación al impacto de las inundaciones y la capacidad de adaptación. Entre los principales resultados, se destaca la incapacidad de adaptación, relacionada con la falta de infraestructura básica, en términos de provisión de agua y energía, acceso a la salud y la calidad de las viviendas, entre otros aspectos.

En los indicadores de impacto, la principal problemática se vincula con la salud humana, relacionadas con el contacto con la basura y las excretas en caso de ocurrencia de inundaciones. “Como la población de este asentamiento carece de sistemas de efluentes y se ubica frente al lago Soldati, cuando llueve queda expuesta a la basura y a la materia fecal”, explicó Esteban Otto Thomasz, quien realizó el informe junto a los docentes de Económicas de la UBA Mariano Eriz y Mauro Chellillo. “Sobre estos aspectos deberían concentrarse las intervenciones de la política pública”, afirmó.

Indicador de impacto por hogar. Fuente: Facultad de Ciencias Económicas. UBA

Indicador de adaptación por hogar. Fuente: Facultad de Ciencias Económicas. UBA

Al medir cómo impactan las inundaciones en cada hogar, en relación a variables como la salud, la seguridad, la infraestructura y las pérdidas económicas, los resultados mostraron una gran heterogeneidad. En tanto, el indicador de adaptación, sobre las variables acceso al agua, energía eléctrica, acceso a servicios de salud y ayuda estatal, mostró valores homogéneos, en casi todos los casos muy cercanos a los máximos. “Por eso decimos que el problemas más importante es la incapacidad de adaptación”, indicó Otto Thomasz, y advirtió que el impacto en la salud humana sobresale entre otras variables como seguridad, infraestructura y pérdidas económicas.

El impacto en la salud humana sobresale entre otras variables como seguridad, infraestructura y pérdidas económicas.

Nuevos estudios

“Desarrollamos un modelo de evaluación partiendo de una definición de vulnerabilidad que analiza por separado las variables de impacto y de adaptación, con un código matemático por detrás”, dijo Otto Thomasz, en relación al valor diferencial del sistema de medición elaborado por la UBA.

Los trabajos fueron financiados por la Universidad de Buenos Aires. Ahora buscan ampliar los estudios con la firma de un convenio entre la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y el Ministerio Público de la Defensa, dependiente del Poder Judicial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para replicar la encuesta en otros asentamientos y en repetirla en Los Piletones.

“El aporte más importante del trabajo está en poder construir indicadores agregados. Hay muchos trabajos realizados en villas de emergencias y encuestas sobre riesgo climático. El problema es que muchas veces son estudios aislados y no se pueden comparar. Además es muy difícil sistematizarlas en un indicador y hacerlo replicable a lo largo del tiempo”, dijo Otto Thomasz.

“Nosotros desarrollamos un modelo de evaluación partiendo de una definición de vulnerabilidad que analiza por separado las variables de impacto y de adaptación, con un código matemático por detrás”, dijo el investigador, en relación al valor diferencial del sistema de medición que elaboraron desde la UBA.

También puede gustarle...